Nuestra Práctica

Tohei Sensei desarrolló las distintas disciplinas que practicamos para hacer accesible a todo el mundo la experiencia de la unificación de mente y cuerpo. Aunque cada método de la práctica nos conduce a esta experiencia, cada uno de ellos cubre diferentes aspectos y áreas de aplicación.  Al visitar un dojo te darás cuenta de que nuestro entrenamiento no está claramente dividido en esas disciplinas, sino que más bien practicamos una combinación que da lugar a una experiencia equilibrada en cada clase en función de su objetivo. Podrás observar que de manera general la mayoría de dojos dividen su entrenamiento entre clases de Ki y clases de Ki-Aikido. En las clases de Ki practicamos habitualmente la Meditación Ki, la Respiración Ki, los Ejercicios de Ki y el Test de Ki, así como también Kiatsu o Sokushin no Gyo. En las clases de Ki-Aikido solemos empezar con unos minutos de Respiración Ki y tal vez realicemos algunos ejercicios de Ki para poco a poco entrar en movimiento, pero el grueso de la clase será el entrenamiento de Ki-Aikido con un compañero, aunque también puede incluir entrenar con una espada (bokken) o un bastón (jo) de madera. A menudo el programa del dojo comprenderá primero una clase de Ki seguida por una clase de Ki-Aikido, de manera que tu entrenamiento de esa tarde te proporcionará una experiencia completa y equilibrada para la mente y el cuerpo.

En el Entrenamiento de Ki aprendemos los principios de una postura natural basada en una mente en calma, y después aprendemos a aplicar estos principios a los movimientos básicos y a diversos ejercicios como la respiración. La verdadera calma que surge al unificar mente y cuerpo es como la del ojo del huracán que permanece inmóvil incluso en medio del movimiento más rápido o se mantiene intacta  en situaciones de stress o conflicto. En las distintas técnicas de Ki- Aikido practicamos en parejas para mantener nuestra postura natural, permanecer en calma y centrados y para guiar a nuestro compañero con confianza. Cuando intentamos conseguir que alguien haga algo usando nuestra mente egoísta, la suya se resistirá de manera natural. Su cuerpo tampoco podrá ser movido con efectividad usando la fuerza o la violencia porque de nuevo su mente automáticamente se resistirá. La No-disensión está en el núcleo del Ki-Aikido – practicamos para respetar la mente del los otros, para aceptar el ki del momento y para, en consecuencia, dirigir sin conflicto. De esta manera los principios del Ki se experimentan en todos los niveles de percepción, encarnándose con el tiempo y siendo así incorporados a la vida.

Shinshin Toitsu Aikido – Aikido con mente y cuerpo unificados

En el Entrenamiento de Ki aprendemos los principios de una postura natural basada en una mente en calma, y después aprendemos a aplicar estos principios a los movimientos básicos y a diversos ejercicios como la respiración. La verdadera calma que surge al unificar mente y cuerpo es como la del ojo del huracán que permanece inmóvil incluso en medio del movimiento más rápido o se mantiene intacta en situaciones de stress o conflicto. En las distintas técnicas de Ki- Aikido practicamos en parejas para mantener nuestra postura natural, permanecer en calma y centrados y para guiar a nuestro compañero con confianza. Cuando intentamos conseguir que alguien haga algo usando nuestra mente egoísta, la suya se resistirá de manera natural. Su cuerpo tampoco podrá ser movido con efectividad usando la fuerza o la violencia porque de nuevo su mente automáticamente se resistirá. La No-disensión está en el núcleo del Ki-Aikido – practicamos para respetar la mente del los otros, para aceptar el ki del momento y para, en consecuencia, dirigir sin conflicto. De esta manera los principios del Ki se experimentan en todos los niveles de percepción, encarnándose con el tiempo y siendo así incorporados a la vida.
En los ejercicios de Ki aprendemos los principios de una postura natural y relajada basada en una mente en calma, descubrimos la unificación de mente y cuerpo y aprendemos cómo aplicarlo a varias posturas y movimientos. Practicamos un “Ejercicio de 3 Minutos”, Junan Taiso (ejercicios de estiramientos naturales estando sentados en el suelo), el Aiki Taiso o Hitori Waza (movimientos básicos en solitario adaptados del Ki-Aikido), y el Taiso de Unificación con Ritmo (una serie de movimientos realizados durante 5 minutos con su propia música). Todos ellos se practican natural y rítmicamente con mente y cuerpo unificados. Para comprobar si realmente experimentamos la unificación durante estos ejercicios, nuestro compañero puede hacernos un “Test de Ki”. Calmadamente sentados o de pie en distintas posturas, o en movimiento, un compañero toca el cuerpo y comprueba si puede ser movido para mostrarnos si en ese momento experimentamos la unificación y mostrarnos el estado de nuestra mente. Además de posturas y patrones de movimiento no naturales y habituales, podemos de esta manera descubrir patrones de comportamiento y pensamiento que nos impiden experimentar la unidad de mente y cuerpo.

Ejercicios de Ki y Test de Ki

En los ejercicios de Ki aprendemos los principios de una postura natural y relajada basada en una mente en calma, descubrimos la unificación de mente y cuerpo y aprendemos cómo aplicarlo a varias posturas y movimientos. Practicamos un “Ejercicio de 3 Minutos”, Junan Taiso (ejercicios de estiramientos naturales estando sentados en el suelo), el Aiki Taiso o Hitori Waza (movimientos básicos en solitario adaptados del Ki-Aikido), y el Taiso de Unificación con Ritmo (una serie de movimientos realizados durante 5 minutos con su propia música). Todos ellos se practican natural y rítmicamente con mente y cuerpo unificados. Para comprobar si realmente experimentamos la unificación durante estos ejercicios, nuestro compañero puede hacernos un “Test de Ki”. Calmadamente sentados o de pie en distintas posturas, o en movimiento, un compañero toca el cuerpo y comprueba si puede ser movido para mostrarnos si en ese momento experimentamos la unificación y mostrarnos el estado de nuestra mente. Además de posturas y patrones de movimiento no naturales y habituales, podemos de esta manera descubrir patrones de comportamiento y pensamiento que nos impiden experimentar la unidad de mente y cuerpo.
En la Meditación Ki calmamos nuestra mente en el Punto Uno en el bajo abdomen. Cuando condensamos este Punto Uno infinitamente a la mitad, mitad, mitad... experimentaremos la verdadera calma viva y la unificación con el Ki del universo infinito. Escuchamos el silencio que está detrás de todos los sonidos… percibimos el espacio en el que todas las cosas, sucesos, pensamientos y emociones aparecen… Descubrimos nuestro verdadero ser – consciencia universal (reiseishin). Así, la meditación desarrolla la verdadera calma, la claridad, y una ecuanimidad que no puede ser perturbada por la actitud de otros. De este modo, la meditación (y la Respiración Ki) son elementos indispensables de nuestro estudio de Ki-Aikido en tanto que preparan el terreno para ser verdaderamente uno con nuestro  compañero, sin considerarlo como un oponente, para darnos cuenta de que en realidad andamos juntos el camino del universo. Vivir desde este estado de calma hace posible que nos desenvolvamos bien y de manera efectiva sin importar lo que la vida nos depare.

Meditación Ki

En la Meditación Ki calmamos nuestra mente en el Punto Uno en el bajo abdomen. Cuando condensamos este Punto Uno infinitamente a la mitad, mitad, mitad… experimentaremos la verdadera calma viva y la unificación con el Ki del universo infinito. Escuchamos el silencio que está detrás de todos los sonidos… percibimos el espacio en el que todas las cosas, sucesos, pensamientos y emociones aparecen… Descubrimos nuestro verdadero ser – consciencia universal (reiseishin). Así, la meditación desarrolla la verdadera calma, la claridad, y una ecuanimidad que no puede ser perturbada por la actitud de otros. De este modo, la meditación (y la Respiración Ki) son elementos indispensables de nuestro estudio de Ki-Aikido en tanto que preparan el terreno para ser verdaderamente uno con nuestro compañero, sin considerarlo como un oponente, para darnos cuenta de que en realidad andamos juntos el camino del universo. Vivir desde este estado de calma hace posible que nos desenvolvamos bien y de manera efectiva sin importar lo que la vida nos depare.
De todas nuestras fuentes de energía (dormir, comer, beber…), la respiración es la única de la que no podemos prescindir ni por unos minutos. Un patrón de respiración natural, centrado en el bajo abdomen (en contraposición a la respiración en el pecho superior de la mayoría de la gente) es clave para permitir el fluir natural del Ki a través nuestro, que es de máxima importancia para nuestra salud. Sentados en calma viva prestamos atención a nuestra respiración, centrada en nuestro Punto Uno en el bajo abdomen, conectado con el universo infinito. La Respiración Ki es un ejercicio esencial para profundizar en la experiencia de la unificación de mente y cuerpo y la unificación con el Ki del universo. La Respiración Ki se enseñará y practicará en grupo en el dojo, con la ayuda y las correcciones necesarias del Sensei,  pero por supuesto también es bueno practicar en solitario en casa. Para muchos estudiantes un tiempo diario sentados practicando Respiración Ki y Meditación Ki se convierte a la larga en algo tan usual como lavarse o comer.

Respiración Ki

De todas nuestras fuentes de energía (dormir, comer, beber…), la respiración es la única de la que no podemos prescindir ni por unos minutos. Un patrón de respiración natural, centrado en el bajo abdomen (en contraposición a la respiración en el pecho superior de la mayoría de la gente) es clave para permitir el fluir natural del Ki a través nuestro, que es de máxima importancia para nuestra salud. Sentados en calma viva prestamos atención a nuestra respiración, centrada en nuestro Punto Uno en el bajo abdomen, conectado con el universo infinito. La Respiración Ki es un ejercicio esencial para profundizar en la experiencia de la unificación de mente y cuerpo y la unificación con el Ki del universo. La Respiración Ki se enseñará y practicará en grupo en el dojo, con la ayuda y las correcciones necesarias del Sensei, pero por supuesto también es bueno practicar en solitario en casa. Para muchos estudiantes un tiempo diario sentados practicando Respiración Ki y Meditación Ki se convierte a la larga en algo tan usual como lavarse o comer.
El Kiatsu es una forma de terapia con Ki desarrollada por Koichi Tohei Sensei. El “terapeuta” de Kiatsu ayuda al “paciente” a redescubrir su unidad con el poder sanador del fluir natural del Ki del Universo. El Kiatsu no se focaliza en puntos ni utiliza una fuerte presión, sino que más bien conectamos tocando y siguiendo “líneas” que de manera natural se harán más profundas según sea necesario. Mediante la conexión con el otro en la unificación de mente y cuerpo y con el flujo natural del Ki, permitimos a su mente y cuerpo relajarse y coordinarse en la unificación a medida que las tensiones y bloqueos se disuelven, dándole la sensación de un incremento de energía o del fluir del Ki. En lugar  de sanar al otro activamente, ayudamos al poder sanador que su cuerpo y mente poseen de manera natural. El Kiatsu también es excelente como auto-terapia. Evidentemente la meditación regular y la Respiración Ki ampliarán nuestra capacidad de dar Kiatsu, tal y como lo hace la práctica de conectar con nuestro compañero en el Ki-Aikido y viceversa.

Kiatsu

El Kiatsu es una forma de terapia con Ki desarrollada por Koichi Tohei Sensei. El “terapeuta” de Kiatsu ayuda al “paciente” a redescubrir su unidad con el poder sanador del fluir natural del Ki del Universo. El Kiatsu no se focaliza en puntos ni utiliza una fuerte presión, sino que más bien conectamos tocando y siguiendo “líneas” que de manera natural se harán más profundas según sea necesario. Mediante la conexión con el otro en la unificación de mente y cuerpo y con el flujo natural del Ki, permitimos a su mente y cuerpo relajarse y coordinarse en la unificación a medida que las tensiones y bloqueos se disuelven, dándole la sensación de un incremento de energía o del fluir del Ki. En lugar de sanar al otro activamente, ayudamos al poder sanador que su cuerpo y mente poseen de manera natural. El Kiatsu también es excelente como auto-terapia. Evidentemente la meditación regular y la Respiración Ki ampliarán nuestra capacidad de dar Kiatsu, tal y como lo hace la práctica de conectar con nuestro compañero en el Ki-Aikido y viceversa.
Sokushin no Gyo (meditación con campana) es una forma de misogi (limpieza) que abarca todo nuestro ser. La acción de “golpear” (dejar caer) repetidamente la campana y gritar todos juntos durante un largo periodo de tiempo (normalmente de 15 a 30 minutos) puede ser cansada y pone a prueba la resistencia del cuerpo y la mente. Tohei Sensei desarrolló Sokushin no Gyo como un ejercicio para comprender y mantener la unificación de mente y cuerpo en plena acción. Sin la unificación de mente y cuerpo Sokushin no Gyo es difícil o incluso imposible de mantener. Pero cuando la mente y el cuerpo son uno al relajarse  completamente, el Ki del Universo puede fluir de manera natural. Así Sokushin no Gyo fortalece nuestra voluntad de dar el 100% - y experimentarlo nos ayuda a convencernos de que los grandes logros son posibles cuando mente y cuerpo son uno- una lección muy valiosa para nuestras vidas.

Sokushin no Gyo

Sokushin no Gyo (meditación con campana) es una forma de misogi (limpieza) que abarca todo nuestro ser. La acción de “golpear” (dejar caer) repetidamente la campana y gritar todos juntos durante un largo periodo de tiempo (normalmente de 15 a 30 minutos) puede ser cansada y pone a prueba la resistencia del cuerpo y la mente. Tohei Sensei desarrolló Sokushin no Gyo como un ejercicio para comprender y mantener la unificación de mente y cuerpo en plena acción. Sin la unificación de mente y cuerpo Sokushin no Gyo es difícil o incluso imposible de mantener. Pero cuando la mente y el cuerpo son uno al relajarse completamente, el Ki del Universo puede fluir de manera natural. Así Sokushin no Gyo fortalece nuestra voluntad de dar el 100% – y experimentarlo nos ayuda a convencernos de que los grandes logros son posibles cuando mente y cuerpo son uno- una lección muy valiosa para nuestras vidas.